Newsletter subscribe

Lawrence News

El problema de los ‘homeless’; mayor de lo que piensan.  El esfuerzo de un hombre para aliviarlo

Posted: January 23, 2018 at 7:28 pm   /   by   /   comments (0)

Por Dalia Diaz

El problema de la población sin hogar es algo que queremos que alguien termine y no se vuelva a ver. ¡Imposible!

Tendemos a pintar personas que necesitan un hogar, durmiendo donde puedan con la misma brocha, pero hay muchas razones para que una persona o una familia caiga en tiempos difíciles. No todos son drogadictos y muchas víctimas de incendios en el hogar han terminado viviendo bajo puentes. El Departamento de Niños y Familias (DCF) se lleva a sus hijos y los coloca en hogares de guarda hasta que la familia pueda establecerse en una nueva residencia.

No escuchamos esas historias y hacemos oídos sordos a la difícil situación de las personas sin hogar, excepto para que desaparezcan.

La vivienda es la mayor crisis en esta ciudad hasta ahora, la regla para juzgar si una persona está “sin hogar” es muy estricta. El hecho de que se vayan a pasar el día en McDonald’s o en las tiendas locales solo para mantenerse calientes, no los califica como tales. Si una persona no tiene un hogar o un trabajo, pero duerme en un refugio por la noche, en el sofá de la casa de un amigo, o en el sótano de alguien, no se los considera desamparados. Solo aquellos que duermen en los bancos de los parques o en las tiendas de campaña entran en esa categoría.

El 2 de enero de 2018, House of Mercy abrió sus puertas en 85 Bay State Road, Lawrence a las personas que viven en las carpas al otro lado de la calle junto al río.

Como Dianita Estrella escribió en su página de Facebook, “House of Mercy es un centro cristiano donde pueden acudir sin cita establecida en Lawrence, MA para ofrecer servicios a personas que necesitan ayuda. Actuamos como un alivio para las luchas diarias que muchos de nosotros enfrentamos en nuestras vidas diarias. Ofrecemos una variedad de servicios para ayudar a las personas con dificultades a reintegrarse a la sociedad con dignidad y respeto. Esperamos servir a nuestra comunidad y hacer una diferencia en la vida de muchas personas”.

Roger Farah se encargó de hacer algo al respecto. El es dueño del edificio donde se encuentra el centro e invirtió su propio dinero renovando el espacio, construyendo una cocina, baños, lavandería, oficinas y un equipo completo de voluntarios, en su mayoría miembros de su iglesia. El lugar es amplio y limpio con buena iluminación. A medida que se corrió la voz, los miembros de diferentes iglesias se han unido para ayudar de cualquier manera posible. Algunos voluntarios provienen de una iglesia en New Hampshire que ha estado haciendo un trabajo similar allí.

Tienen una habitación llena de ropa donada por miembros de esas iglesias representadas por los voluntarios y la cocina sirve desayunos y almuerzos a diario, también donados. Cualquier persona interesada en contribuir con el desayuno o el almuerzo durante la semana del 22 al 27 de enero debe comunicarse con Dianita Estrella al 917-524-6056 o al 978-655-8141.

Los voluntarios de House of Mercy se encargan de proporcionar asesoramiento y consejería, búsqueda de empleo y vivienda y, sobre todo, los tratan con humanidad. Al final del día ofrecen un servicio religioso sin denominación leyendo de la Biblia, dándoles esperanza.

Muchos de ellos duermen en refugios por la noche, por lo que no son parte de las estadísticas y les resulta más difícil salir adelante. Lo que le rompe el corazón a cualquiera es que debajo de la lona azul junto al río duerme una mujer joven embarazada de cinco meses. Ella asiste a una clínica donde recibe supervisión médica, pero sabe que DCF se llevará a su bebé una vez que nazca.

El problema es enorme y nadie parece tener soluciones, sino poner curitas.